Manifiesto del Paraguas

LAS URNAS SON LA BANDERA DE LA DEMOCRACIA

Oviedo 2 de abril

Nos encontramos en un momento decisivo para definir la sociedad que queremos. Las mentalidades más reaccionarias han despertado de su letargo, se han quitado la careta y cuestionan sin tapujos derechos sociales y libertades que creíamos consolidadas. Estimulan el odio a las diferencias y promueven el enfrentamiento. No les tiembla la voz cuando denuncian la protección de los colectivos más vulnerables. Juegan con nuestro miedo. La corriente de ultraderecha que ya ha triunfado en países como EEUU, Italia o Brasil se fortalece con la inacción de una ciudadanía desorientada que no encuentra referentes.

Es cierto que la vida política ofrece, en demasiadas ocasiones, espectáculos lamentables. Es comprensible que entre la ciudadanía surja la indignación ante unas formaciones políticas más ocupadas en trifulcas internas que en dar respuesta a las demandas sociales, pero el escenario será aún peor todo si los próximos 28 de abril y 26 de mayo bajamos los brazos y nos quedamos en casa.

Somos responsables de nuestro voto, y nuestra ausencia en las urnas puede provocar el castigo de la mayoría social que sostiene este país, el castigo sobre nosotras mismas. La ofensiva reaccionaria está deseando que renunciemos a nuestro derecho al voto, pero no vamos a ponérselo fácil.

No vamos a dejar sola a la Juventud x el Clima, a tantas personas pensionistas, a quienes han defendido lo público la sanidad, la educación y los servicios sociales como derecho fundamental, a quienes día a día se levantan para sacar adelante un pequeño negocio, a quienes menos tienen o viven en un sistema que premia la riqueza ahondando en las desigualdades. No queremos abandonar el feminismo, justo en este momento de ataques y cuestionamiento de los derechos de las mujeres. No vamos a abandonar a toda esa gente. No vamos a abandonarnos porque, si no formamos parte de lo político, otros lo harán en nuestra contra. La participación fortalece la Democracia. La abstención facilita el autoritarismo.

No es ésta una proclama partidista. No se trata de atraer el voto hacia ninguna formación en concreto. Es una llamada a la movilización social. Somos más y somos iguales. De nada vale la queja si no participamos. En nosotros reside el poder de lo político. Voto social, voto verde, voto feminista. Voto joven o voto pensionista, voto de quienes defienden los derechos de los animales. Voto precario o voto por todos aquellos que no pueden votar. Un voto plural pero efectivo que afiance los derechos sociales adquiridos, que luche contra el cambio climático, que defienda la calidad de lo público y el bien común. No consintamos que los privilegios de unos pocos, la corrupción, nos hipotequen aún más, apoyemos a quienes detengan los abusos de las grandes corporaciones, a quienes frenen las agresiones contra el medio natural, a quienes rescaten al medio rural del olvido. Para promover el diálogo frente a la intransigencia hay que votar, para defender y crear empleo digno y transiciones justas hay que votar, para detener la xenofobia y el odio hay que votar, para dignificar la política hay que participar.

Cada voto es útil, cada voto es una victoria. No hay nada ganado, pero sí mucho que perder cuando aún tenemos tanto que cambiar; y solo hay una manera de frenar esa ofensiva profundamente reaccionaria. Solo hay un modo de impedir la amenaza del retroceso social… encontrarnos en las urnas.

EJERZAMOS EL DERECHO AL VOTO. ONDEEMOS LA BANDERA DE LA DEMOCRACIA.

El grupo promotor de este manifiesto está conformado por distintas sensibilidades y comparte espacios con organizaciones sociales o políticas volcadas en la preocupación social, ambiental, inclusiva, cultural, que promueven la equidad y un modelo de transformación social genuinamente democrático y participativo. No está liderado ni promovido por cargos relevantes de ninguna formación política, no es un espacio de valoración partidista. Pretende desde el análisis del momento actual y entendiendo cierta sensación de cansancio político apelar a la responsabilidad individual y colectiva, animar a todas las personas mayores de 18 años, con independencia de su trayectoria, a movilizarse contra la abstención en las urnas. Está abierto a la incorporación de todas las personas que compartan la necesidad y la urgencia del momento y quieran decir SÍ con su voto a una sociedad avanzada, con derechos y futuro.

Personas

Deseo sumarme

2 + 6 =

Colectivos y Asociaciones

Deseamos sumarnos

1 + 3 =